¡A buenas horas, mangas verdes!

imagen-1Escandalizados están en UGT e imaginamos que también en CCOO aunque no se han pronunciado. Escandalizados por los cambios organizativos de la empresa. No entienden la externalización de puestos de trabajo y mucho menos, la “defenestración y destierro de profesionales de la vieja Iberia”, según acaban de manifestar por escrito. Es posible que la AMNESIA haya llegado hasta sus filas, por eso vamos a recordarles que en el último ERE, aceptaron, sin más, que la Empresa incluyese la ya conocida DISPOSICIÓN FINAL QUINTA.

¿Qué esperaban? ¿Qué no la aplicasen? Pues no. La pusieron para aplicarla…. ¿O quizás leyeron mal e interpretaron que la Empresa lo que pretendía era premiarnos por nuestros muchos años en Iberia y nuestra reconocida experiencia, aumentarnos los días de vacaciones, motivarnos y, por supuesto, mandarnos a todos una cesta con los mejores productos Gourmet por Navidad?

También aprovechamos para recordarles que ellos mismos crearon LA COMISIÓN DE SEGUIMIENTO, herramienta que serviría para evitar que a la Empresa se le fuese de las manos la aplicación de esta figura o medida y lo hiciese de forma discriminatoria e injusta. Pues por lo visto todos los despidos, cambios de condiciones de trabajo, y personas que han sido puestas a disposición de personal porque “no cumplen el perfil requerido para el puesto de trabajo que desempeñan”, son para UGT justificados.

¿Qué esperaban? ¿Que no se les fuese de las manos? Hombre, no hay que ser muy inteligentes para saber que esta disposición se creó para SUSTITUIR FÁCILMENTE EMPLEADOS CAROS POR EMPLEADOS BARATOS. Y ellos, junto con CCOO, consintieron. ¿Por qué? Que os lo expliquen en otro comunicado.

También les recordamos que mientras otros sindicatos hemos rechazado y denunciado las diferentes MSCT (Modificaciones Sustanciales de las Condiciones de Trabajo), los sindicatos antiguos ni se han pronunciado o simplemente no han denunciado. Mientras que otros sindicatos han recurrido a la Comisión de Seguimiento para frenar la masacre, ELLOS NO SE HAN PRONUNCIADO O HAN RENUNCIADO A TOMAR ACCIONES.

Ahora se dan cuenta de que la Empresa está presionando a sus trabajadores y que los que dicen “SÍ” a todo hacen “jornadas maratonianas” y no se atreven ni a cobrar las horas extraordinarias. Que a los que nombran especialistas, les rebajan sus condiciones de trabajo y les inviten a salirse del Convenio, con la incertidumbre de si cuando dejen de hacer las funciones encomendadas pueden pasar a formar parte de las filas del desempleo como les ha sucedido ya a otros muchos compañeros (con la salvedad que el despido disciplinario de un especialista no se parecerá ni remotamente al número de la cifra por indemnización de sus antecesores). Trabajadores que entre el miedo y la presión, lo aceptan como lo mejor que les pudo pasar.

Ahora piden cuentas a la Empresa mientras que cuando todo esto comenzaba a suceder se dedicaron a hacer afiliados mediante la consigna de “vente con nosotros y a ti te salvaremos”. Pues hemos tenido tiempo suficiente para comprobar que solo se han salvado de la quema sus delegados sindicales y que han caído en el “No das el perfil que se requiere” empleados con todo tipo de afiliaciones.

Ahora hablan de menor eficacia, de vaciamiento del conocimiento, de vulneración de los derechos de los trabajadores. Pues desde CTA les decimos que “hay que tener poca dignidad para ser la mano que ayuda al opresor y ahora echarse las manos a la cabeza por los atropellos que se llevan a cabo”.

CTA recibe a diario a cientos de empleados (entre ellos muchos de sus afiliados) desesperados porque ni siquiera pueden demandar, porque ni les ayudan ni desayudan, porque ni siquiera les atienden (CTA tratamos de atenderles de la mejor manera que puede); sindicatos éstos que ayudaron a que la empresa lo dejase todo bien atado, y a los que el tiempo les puso en su sitio.

Vosotros mismos, como trabajadores sois los que tenéis que decidir si merece la pena seguir apoyando a unos sindicatos que comen en el mismo plato que la Empresa, y de la mano del Gobierno (no hay que olvidar que todo lo que acontece es fruto de un apoyo a una Reforma Laboral que estamos sufriendo todos los trabajadores). CTA necesita de vuestro apoyo, necesita del vencimiento del miedo, del coraje por defender lo que es nuestro, de la autoestima que te debes porque llevas años demostrando tu profesionalidad para que ahora lleguen cuatro del 6 como nota media en clase y te digan que “no cumples el perfil”, que te van a buscar un puesto adecuado a tus conocimientos en el que te bajan la categoría, te suspenden la EVD y juegan con tu futuro profesional y prejubilación.

MIENTRAS MANTENGAN LIBERADOS, SUBVENCIÓN ECONÓMICA, Y PREBENDAS EN LOS DIFERENTES CENTROS DE TRABAJO, SEGUIRÁN SIENDO EL SOPORTE DE LA EMPRESA.

Una IMAGEN vale más que mil palabras

Preocupante crecimiento del “machismo” en Iberia

Hasta hace unos años Iberia era una empresa en la que las mujeres podían decir que aunque la conciliación no era la deseada por todas, sí estaban mejor que otras empresas más pequeñas que podían pasar por alto algunas prácticas reguladas por Ley.

Desde que la nueva Iberia con sus nuevos gestores se puso manos a la obra, uno de los colectivos más castigados han sido el de las mujeres. Para todas aquellas que están acogidas o que pretenden en un futuro acogerse a una jornada reducida por maternidad, los “Job Posting – Ofertas de trabajo”, les están vetados, sino en la normativa y regularidad, sí en la práctica… Todos ellos adjuntan la coletilla de “disponibilidad completa” con la empresa. Esto no solo agrava la situación de muchas mujeres que no pueden conciliar, que se suman a todos esos hombres que desatienden a diario a sus hijos porque salen a horas intempestivas de la empresa y que recurren a sus parejas, sino que trae serias consecuencias con respecto a generaciones venideras, sobre las que no hace falta más que darse una vuelta por las páginas de Educación de nuestros Medios de Comunicación para entender en qué situación nos encontramos.

Frases entre despachos como “No podemos contratar demasiadas pilotas porque se nos embarazan”, no solo son machistas sino que generan un grave perjuicio social. Mujeres que a las que el hecho de acogerse a una jornada reducida por maternidad les supone tener que oír que “su perfil no se acoge al puesto” o “que no da el perfil profesional que se requiere” como ocultación de la verdad, que es “no te quiero en mi equipo porque tienes una jornada reducida” –, salvo honrosas excepciones en las que así no ha sucedido, no hace más que retrotraernos en el tiempo y convertir a Iberia en lugar de una empresa de futuro y de vanguardia, en la nueva empresa paternalista y del patriarcado.

Flaco favor se están haciendo a sí mismos quienes así piensan… y no sé qué pensarán cuando esto les ocurra no ya a sus mujeres, sino a sus propias hijas. Nada qué decir sobre las mujeres que se sientan detrás de una mesa y participan de esta política. Convencidos estamos que el día en que las quiten de detrás de esa mesa, se acogerán a la mima jornada reducida que previamente criticaron.

 

Así fue el verano en la T4… ¿Será una “Nightmare before Christmas”?

Foto: 20 minutos.es

Foto: 20 minutos.es

 

ESTA ES UNA CRÓNICA DE LO QUE SENTIMOS LOS TRABAJADORES.

Ir a tu puesto de trabajo se convirtió este verano en una pesadilla.

La mala organización del trabajo, la falta de personal, el overbooking descontrolado y en general “la política de la empresa”, ha provocado situaciones caóticas y falta de seguridad a los empleados del aeropuerto al tener que afrontar situaciones de alta tensión, en muchos casos solos y sin los medios y la preparación suficiente.

En los diferentes departamentos de atención al Cliente, la falta de personal y el empeño de la Gerencia en una “polivalencia” falsa y forzada ha exprimido a los trabajadores, llevándoles al límite de la ansiedad. La incongruencia de esta “polivalencia” obliga a que los agentes desempeñen tareas que nunca han hecho antes o que no estaban contempladas en su puesto de trabajo habitual y sin una formación previa adecuada, lo que ha provocado un caos total en más de una ocasión.

En los puestos de tránsitos se han quedado trabajadores solos atendiendo colas interminables por pérdidas de conexión, overbooking o averías de aviones, llegándose a tardar horas en atender a clientes que ya habían sufrido incidencias para gestionarles una solución que en muchos casos pasaba por esperar varios días para poder llegar a su destino.

Las incidencias generadas en los turnos de noche han provocado que los agentes salieran tarde por no tener relevo y por esforzarse en atender al cliente adecuadamente y con dignidad, incluso fuera de su jornada.

La gestión de las pérdidas de conexión que atienden los trabajadores de atención al cliente supone cada vez más un riesgo a su integridad física. Se envía a los Agentes a contactar a los pasajeros fuera del mostrador, por lo que se ven rodeados por pasajeros que, afectados por una incidencia, esperan una pronta solución y respuestas a sus dudas. Al no tener ordenador la atención del Agente no puede ser completa, lo que aumenta el nerviosismo de los pasajeros, quienes han llegado a grabar con sus móviles a los Agentes cuando estos realizan su trabajo sin más medios que unas tarjetas de embarque de los nuevos vuelos y unas tarjetas exprés.

Las agresiones tanto verbales como físicas son una REALIDAD EN EL AEROPUERTO, y no sólo hechos aislados. Trabajadores con miedo e indefensos. La seguridad no está de continuo, no es una seguridad preventiva, sino que se avisa cuando ya es tarde. Los trabajadores no sentimos apoyo por parte de la empresa, pese a sus buenas palabras.

La política de la empresa para evitar aglomeraciones y que la visibilidad de clientes insatisfechos pase desapercibida ha llevado a atender las incidencias en los mostradores de facturación donde no hay medios para una atención completa y adecuada.

En los mostradores de atención al cliente de la zona de facturación las colas han sido eternas. Llegan a diario pasajeros con todo tipo de incidencias, gestiones y peticiones. Los trabajadores no han recibido formación adecuada, por lo que no es posible una polivalencia real. Esto provoca una rotación desigual donde repiten siempre los mismos trabajadores en los mismos puestos (o Venta de Billetes o Incidencias, por ejemplo), situación que CTA ya planteó por el año 2014 ante el Comité de Barajas. Por todo ello, los trabajadores en este verano 2016 se han sentido extenuados al haber tenido una carga de trabajo desmedida.

En definitiva, una gestión deficiente y mala organización de unos medios insuficientes, unidas a un continuo cambio de procedimientos y criterios; a una falta de formación adecuada; de medios y de rotación de los puestos, exponen al trabajador a una carga adicional, y evitable, de estrés y le hacen más vulnerable a episodios de ansiedad. Así, lo que podía ser un trabajo bonito y estimulante, pasa a ser penoso, incluso peligroso en ocasiones, y produce ansiedad, malestar y trastornos que terminan en muchos casos en absentismo por bajas médicas. Y todo esto se transmite sin duda al cliente.

Nuestra reflexión es si se plantearán en algún momento nuestros gestores la importancia de LA SATISFACCIÓN DEL TRABAJADOR, como variable a tener en cuenta, pues sin duda aumentaría la productividad, la satisfacción del cliente, la imagen de la compañía y lo más importante TENER TRABAJADORES CONTENTOS E ILUSIONADOS.

No perder la objetividad

La actitud “muy reprensible” de la Sra. Parsai Hasti, ha sintonizado el sentido común en la mayoría de los sindicatos con representación en Iberia, poniéndonos todos de acuerdo en exigir responsabilidades a la Sra. Parsai, como consecuencia a sus amenazas a los trabajadores de MCC (Mantenimiento), y que decían así en un email con respecto al procedimiento de realización : solicitaré que la persona a cargo de este asunto ya no trabaje para la aerolínea de Iberia, ya será el problema de MRO buscarle un hueco donde no prestará ningún tipo de servicio a la aerolínea de Iberia”.

La actitud de la Sra. Parsai es consecuencia de una gestión empresarial, que está desmantelando la empresa ante nuestras narices, y no somos capaces de unir esas mismas voluntades para refrenar un modo de hacer que nos convierte a los trabajadores en clínex de usar y tirar, al mínimo coste.

Si no somos capaces de reflexionar mínimamente y trasladar los resultados de esa reflexión al conjunto de los trabajadores de Iberia que aún quedamos, para a continuación elaborar una alternativa con la que confrontar con los planteamientos de la dirección de Iberia, seguirán echándonos, y cuanto más avance el proceso, más Gerentes, Directores, Manager, etc. no tendrán el más mínimo problema en tratarnos como “clinex de usar y tirar” con sistemas mandatarios propios del absolutismo, puesto que estamos permitiendo en silencio que nos ahoguen, y no decimos ni hacemos nada.

LA AZI SE MUERE Y LA NZI SE ENCOGE….¿Hasta dónde están dispuestos a llegar? ¿Cuál es el final de la voladura controlada de nuestra empresa?

La perspectiva sindical es desastrosa, unos porque se han plegado a los intereses de la empresa a cambio de “vete tú a saber qué”; y otros por desconocimiento. El caso es que no existe oposición, excepto para las minucias, que no dudo que no tendrán el mínimo problema en pedir disculpas a los trabajadores por el exceso cometido. Y el proyecto empresarial sigue su curso rubricado por el Intercentros, con el silencio cómplice de los Comités de Centro (Comités de Empresa).

CTA NO ESTAMOS DISCULPANDO A LA SRA. PARSAI, ESTAMOS EXIGIENDO QUE NOS CENTREMOS EN EL PROBLEMA DE FONDO, QUE GENERA PERSONAS INADECUADAS PARA TRABAJAR EN EL MUNDO LABORAL ACTUAL.

 

Tres años después, la nueva estructura sigue sin generar ingresos

IAGCuando encontramos una empresa cuyo negocio se entiende bien y en la que se detectan ciertas características que le dan una ventaja competitiva duradera, no cabe duda que un buen equipo gestor está detrás. Se trata de empresas que están bien gestionadas.

Hace unos años, un nuevo equipo gestor procedente de aerolíneas como Vueling, Iberia Express, Air Nostrum, compañías como Telefónica o el Banco Santander, o de diferentes lobbies empresariales, entre otras, aterrizó en Iberia para contarnos que esta empresa, que en esos momentos era líder en el mercado, no estaba bien gestionada. Ese equipo supuestamente fue interpuesto por un holding de empresas, IAG, a la que le dieron un poder notarial inusitado para hacer y deshacer no acorde a competencias sino a golpe de impulsos emocionales, y claro, de aquellos barros, estos lodos.

Barrieron con todo aquello que olía a antigua Iberia, con el desconocimiento y también con el conocimiento, asediaron a los antiguos empleados y los involucraron en una guerra psicológica, donde en sus fortificaciones vieron como caían uno a uno todos los que estaban fuera de convenio, y otros, los que no se prestaron a formar parte de las filas aceptando renunciar a las reducciones de jornadas o hacer horas extra sin cobrar, pasaron también a habitar en la fortificación. Mobbing, puestos sin contenido, meses de amenazas, miedo en la rumorología, traslados continuos, bajadas de categoría laborales, exámenes para justificar ante la ley lo acometido, etc. En definitiva, una herramienta sobradamente conocida en la práctica de la guerra: desgastar emocionalmente para que una vez débil el individuo acepte lo que le venga sobrevenido como lo que mejor le podía haber pasado.

Todo esto hubiese tenido sentido si después de tres años, el nuevo equipo gestor (o los sucesivos porque nos hemos pasado más de 1.000 días nombrando y desnombrando, recibiendo y despidiendo) nos sorprendiese con una aerolínea competitiva, líder del sector y con beneficios. Los antiguos gestores tendrían que haber callado porque los nuevos fueron mucho mejores. Sin embargo, no ocurrió así.

Warren Buffett dirigente de GEICO dijo: “los buenos jinetes lo harán bien con buenos caballos, no con cabras cojas. Algunos negocios son simplemente mejores que otros (caballos), es más fácil hacer dinero con ellos aunque estén dirigidos por un incompetente, y otros negocios seguirán siendo horribles (cabras) aunque los dirijan genios”. “Las aerolíneas son el peor negocio del mundo”, también dijo en su día el presidente de Ryanair, Michael O’Leary, porque el negocio cambia constantemente y sus circunstancias no son perpetuas, están sometidas a múltiples variantes: situación del mercado, combustible, catástrofes naturales, acontecimientos políticos o bélicos, normativas aeronáuticas…Son empresas que necesitan de grupos gestores buenos, conocedores del negocio, elegidos por sus competencias, y no por sus circunstancias.

Los nuevos equipos volvieron a llenarse no de los mejores perfiles, sino del amigo de mi amigo, del que dice un sindicato que hay que salvar, de los rebotados de otros lugares, de los que no daban el perfil en otra área… Ahora se quiere formar un nuevo equipo, Premium Service Recovery, o lo que es lo mismo, “reclamación de clientes” que se ha venido a llamar toda la vida, para los clientes Platino y Oro, los que en verdad nos dejan dinero…y como la selección sea la misma que la habitual, el equipo estará abocado al fracaso y fracasar con los clientes Premium es fracasar en todo.

Conclusión: tres años más tarde, los gestores antiguos, muchos de ellos en sus casas con sus bajas incentivadas o sus despidos disciplinarios, deberían dar la enhorabuena a estos nuevos gestores que se suponía situarían a esta empresa en el top del ranking aéreo. Sin embargo, tres años más tarde, solo pueden decir aquello de “se veía venir”, cosa que también dice ya el nuevo equipo que, supuestamente y según se rumorea, ya reconoce que son incapaces de sacar a la compañía adelante ante la presión de IAG.

 

La EVD, nueva herramienta para reducir los números rojos de la cuenta de resultados

Si nos creíamos que los recortes en nómina habían terminado, estábamos equivocados. La nueva herramienta para recortar el gasto en nóminas es la EVD (Evaluación de Desempeño).

 

En estos últimos meses los empleados que tenían que superar una EVD y con ello su correspondiente subida de nivel, se han encontrado con que, o bien se les suspendía la EVD para justificar su “no” subida de nivel, o que habían sido previamente destinados a otros puestos de trabajo, para comunicarles posteriormente que su puesto no es del mismo contenido técnico del anterior – obviando que mucho puestos no han sido definidos – y de este modo negarles la subida de nivel, y por consiguiente, su correspondiente subida económica en nómina. CTA cree que es una nueva forma de castigar económica y psicológicamente a la plantilla antigua, que es la que lleva soportando sobre sus espaldas las consecuencias de las malas políticas de gestión de la nueva Iberia, políticas que hasta la fecha no generan ingresos.

 

Una nueva Iberia que tras casi tres años de la puesta en marcha de nuevas medidas y proyectos, siguen sin captar la atención de los clientes y sitúan a Iberia en el mismo plano que Ryanair (información que figura publicada en distintos medios de comunicación y con relación a una encuesta realizada por la OCU (Organización de Consumidores y Usuarios): “Iberia, en el puesto 37 sobre 51 aerolíneas, con 7 puntos, empatada prácticamente con la tan criticada Ryanair, 6,9, y por debajo en dos puestos por ejemplo con Easyjet. Curiosamente dentro del mismo grupo IAG, British Airways se sitúa en el puesto 10º, con 8,1 puntos, lo que evidencia muchas percepciones sobre la progresiva lowcostización de Iberia. Iberia Express es la que peor parte se lleva ya que se encuentra ubicada en la zona de mala calidad en el puesto 72 de un total de 76.”.

 

Mientras tanto, los bonus salariales que cobran y ha cobrado la estructura de la compañía han seguido adelante (no nos olvidemos, por ejemplo, del premio salarial récord que recibieron los primeros ejecutivos que impulsaron uno de los mayores ERE de la historia de España), y lo que no sabremos…Es de entender que la nueva Iberia se encuentra ahora inmersa en ese nuevo ERE, que según los medios de Comunicación ya han acordado con los sindicatos – entendemos que debe ser con CCOO y UGT -, lo que nos parece increíble es que hasta la prensa recoja que los ERE de Iberia se negocian con algunos sindicatos mucho antes de que se expongan en la mesa de negociación -.

¿Cómo nos afecta el Brexit?

Imagen 16En vista de que el Comité Intercentros nos cuenta todo tipo de banalidades pero no nos comunica nada importante, desde CTA intentaremos explicar, en la medida de lo posible, cómo podría afectarnos el Brexit, es decir, cómo juega la depreciación de la libra en la cuenta de Pérdidas y Ganacias y en el Balance.

La salida del Reino Unido de la Unión Europea ha desencadenado una fuerte depreciación de la libra esterlina que ha generado una pérdida de competitividad de nuestros productos frente a los británicos, lo que se puede traducir en una menor venta de vuelos de Iberia frente a los de British (si cabe aún).

Por otro lado, son muchos los británicos que pasan sus vacaciones en España, siendo Reino Unido nuestro principal origen turístico. La depreciación de la libra encarecerá las vacaciones en España y por tanto caerá la venta de vuelos a España y de sus conexiones con Latinoamérica con origen en Reino Unido. Según las previsiones de IATA, es probable que el mercado de transporte de pasajeros descienda entre un tres y un cinco por ciento hasta 2020 debido al Brexit. Esto supondría una reducción del crecimiento de pasajeros de entre un uno y un uno y medio por ciento a corto plazo. IAG obtiene el 36% de sus €23.000 Millones de facturación de la actividad en el Reino Unido. El efecto entonces será doble: por un lado, la caída señalada de la demanda y por otro la depreciación de la libra aminorará los resultados. Además, hay que tener en cuenta que del total de los activos, €11.112 mil millones son británicos.

No deja de ser en principio un auténtico varapalo en la cuenta de resultados para holdings como IAG que ya se preparan para un fuerte impacto, aunque con el tiempo, según dicen expertos tienda a estabilizarse. Si Iberia ya cuenta con un agujero en su cuenta de resultados del primer trimestre y se espera una caída mayor en el segundo, con el Brexit da miedo pensar en cómo nuestras cuentas de resultados pueden hacer mella en las del holding.

Es evidente que Iberia estará preparando su Plan de Contingencias que no consistirá en otro que no sea el mismo de siempre: si se esperaba un ERE ya, que por algo ha debido ser retrasado, que afectase a algo más de 1.000 empleados, las nuevas medidas podrían afectar a muchos más empleados y no se sabe bien cómo, o con figuras de recorte de empleo, categorías, progresiones, sueldos, entre otros, que los antiguos sindicatos estén ya adelantando con supuestas avenencias parciales que pondrán posteriormente sobre la mesa de negociación, como si de la escenificación de una obra de teatro se tratase.

Mientras que Iberia se siente no afectada, dice, más allá de la caída de la libra (como si esto no fuese por sí solo suficiente), IAG es el primer holding o empresa que reconoce su impacto. Ha admitido que en este 2016 no registrará los buenos datos con los que cerró el ejercicio 2015, cuando se incrementó en 910 millones, al pasar de 1.390 en 2014 a 2.300 el pasado año. Eso IAG, que anunciaba números negros, qué decir de Iberia que asegura haber empezado y continuar el año en números rojos.

Por otro lado, la salida de la Unión Europea podría afectar seriamente al sector de la carga aérea en el largo plazo. Según las estimaciones de la OCDE, los volúmenes comerciales británicos pueden bajar entre un 10 y un 20% hasta 2030.

Tampoco hay que dejar de ver el papel que jugará Reino Unido en acuerdos comunitarios como el European Common Aviation Area o en proyectos ya en marcha como el Cielo Único Europeo.  La Asociación de Transporte Aéreo Internacional (IATA) ha asegurado que un espacio aéreo más eficiente en Europa aportaría 245.000 millones de euros adicionales al PIB europeo y 15.000 millones al de España en 2035. Conforme a la legislación Cielo Europeo Único, cualquier aerolínea basada en la UE tiene el derecho garantizado de operar libremente a lo largo del continente. Es por eso que Norwegian Air, por ejemplo, decidió poner sus oficinas centrales en Irlanda, dentro de las fronteras de la UE. Con el Brexit, British Airways, tendrá que renegociar sus acuerdos bilaterales con la Unión Europea para continuar viajando entre el Reino Unido y el resto de Europa. Iberia tiene garantizados sus derechos de vuelo mientras España permanezca en la UE. British Airways tendría un problema para mantener al menos el 51% de su capital en manos europeas si Reino Unido deja de serlo.

Ryanair ya ha anunciado que enfocará su estrategia de crecimiento hacia otras regiones europeas más atractivas -de los próximos 50 aviones que va a recibir, solo posicionará 10 en Reino Unido-. Es probable que le sigan otras compañías aéreas, lo que hará aumentar la presión competitiva sobre Iberia.

En definitiva: cae el valor de la acción -el día de anuncio del Brexit cayó un 25% y ningún analista espera que a medio plazo se recuperen los 8,7€ de noviembre pasado- y bajan las expectativas de resultados del ejercicio -IAG anunciará previsiones el próximo 26 de Julio-.

Para mantener rentabilidad para el accionista, veremos muy probablemente cómo se acometen nuevas reducciones de costes -recortar es lo que mejor se le da a esta directiva- y tratar de subir los ingresos -aquí han demostrado poco hasta la fecha-.

Todo esto sobre lo que sabemos, porque habrá mucho más que desconocemos…

La decepción del cambio

Durante estos últimos años no hemos hecho otra cosa que cambiar. Hemos cambiado de estructura tantas veces como meses tiene un año, hemos despedido a casi todos aquellos compañeros de la “antigua Iberia” de los que dijeron que, por edad o por pertenecer a otra Iberia que no la nueva, no tenían ni los conocimientos ni eran aptos para el éxito que se nos auguraba. Pasamos a formar parte de un holding que se nos antojaba como la panacea, pero ésta fue, sin embargo, destinada a aquellos que hicieron esa fusión de “no iguales”, cuyas cuentas de resultados fueron las únicas que tuvieron superávit.

Nos inculcaron el inglés y casi la vida al inglés y, por supuesto, no somos nadie sin un Máster en Plymouth, y nadie somos con licenciaturas en la Autónoma o la Complutense. Y empezamos a hablar en “spanglish” sin conocimiento del sector, porque la nueva gestión pensó que daba lo mismo vender teléfonos móviles que abrir cuentas bancarias que gestionar una compañía aérea. “Dejamos de ser endogámicos”, porque acusaron a la antigua Iberia de ser endogámica. Demasiadas familias en la empresa, dijeron. Ahora ya no lo somos, nos referimos a la endogamia familiar porque ahora tenemos otra, la de “los amigos de tus amigos son mis amigos”, y así comenzamos a tener empleados fuera de serie: traídos de Iberia Express, de Air Nostrum, parte de Vueling y luego a aquellos que trabajaron con parte de la nueva estructura anteriormente en véase bancos, compañías telefónicas o lobbies de distinta índole. Lo único que no ha cambiado es el empleado de a pie, que sigue trabajando a destajo, más si cabe, y con cada vez menos sueldo y menos beneficios.

Hemos externalizado media empresa, vendido otra tanta, y contratado a personal en diferentes idiomas. Ahora te atiende, por ejemplo, un brasileño cuando das un parte técnico, le pasa la información a alguien en México, y dos días más tarde sube el técnico que se encuentra unas cuantas plantas por debajo de la tuya a solucionar el problema. Y en esta deslocalización de la empresa aún nos queda mucho más por esperar.

Abrimos y cerramos rutas sin ton ni son – ahora los números salen, ahora no salen -, sin medir bien los beneficios que nos pueden reportar o los aviones con los que hay que operar, entre otros. Y mientras tanto nos dejamos slots en el camino que aprovechan otras y comenzamos a perder lo que era nuestra “niña bonita” o los huevos de la gallina de oro, Latinoamérica, cada día más lejos de Iberia.

El resultado…números rojos en el primer trimestre, después de que disfrazásemos los resultados positivos de años anteriores con despidos, rebajas de sueldos, ERES, fusión de programas de fidelización, entre otros. Y el segundo trimestre apunta ya a una caída vertiginosa, a lo que hay que sumarle el Brexit, del que aunque Iberia dice no sentirse afectada, IAG ya ha dicho que espera un fuerte impacto como consecuencia de la salida del Reino Unido de la Unión Europea.

Conclusión, después de tanto cambio de gestión y tanta política de Recursos Humanos inhumana nos encontramos en un punto de partida mucho peor que en aquel en el que se nos dijo que la empresa era un fracaso.

Falta de transparencia de las cuentas del Comité Intercentros

CTA insiste en la existente falta de transparencia en sus cuentas. No hay forma de vigilar y saber en qué se destina el dinero que gestiona el Comité Intercentros (a través de los añejos sindicatos de CCOO y UGT).

Es sabido ya por todos ese Acuerdo que tienen con la Empresa – y que nadie ha visto hasta ahora – (por lo que entendemos y sospechamos que pudiera ser un Acuerdo verbal), en el que la aportación que la empresa AUTOBAR hace a Iberia todos los años por permitirle dejar sus máquinas expendedoras de productos en las instalaciones de la compañía, y que está en torno a los 98.000 euros anualeses cedido al Comité Intercentros. Sin embargo, no es sabido por todos a dónde va ese dinero, en qué se utiliza, si algo de ello revierte en los empleados, si tiene alguna utilidad solidaria su sobrante. Tampoco se sabe de facturas existentes, ni de cuentas existentes… Nadie nada más que ellos saben, en un entorno cerrado y opaco, en el que gestionan estas cuentas.

También se conoce la cantidad, que se supone hay sobrante, en el FONDO DE SOLIDARIO DE TIERRA (ese fondo al que todos los empleados de Iberia aportan mensualmente a través de su nómina y la empresa también) y que se sitúa por encima de los CINCO MILLONES DE EUROS. Nadie sabe si se han destinado a algo, si siguen manteniéndose, cuántos campamentos de verano se solicitan y se adjudican y qué aporte supone, cuántas becas de estudio y qué aporte supone, cuánto reportan los intereses de los préstamos, cuánto se dirige a la extinta APMIB (Asociación de Padres de Hijos Minusválidos de Iberia) y que ahora ha pasado a manos de la empresa ENVERA… En definitiva, que la opacidad con respecto a estas cuentas también se lleva en el mismo entorno cerrado, gestionado por los mismos.

Cuesta creer que en este siglo donde, tenemos una reciente Ley de Transparencia, que debe ejercerse en TODAS LAS CUENTAS para evitar pensar en supuestas malversaciones de fondos, el Comité Intercentros de Iberia – al que sustentan todos los empleados de la compañía– no tenga una web de acceso a los mismos: donde consultar ingresos, gastos, partidas…., y mediante la cual todos los empleados estén informados.

Asimismo, CTA, sigue insistiendo en la petición de grabación de los comités y posibilidad de verlo vía streaming para que todo trabajador tenga información y pueda ser consecuente con lo que allí se dice, se hace, se aprueba y no se aprueba.

www.sindicatocta.org // www.facebook.com/sindicatocta

 

PROCEDIMIENTO ACCESO TRIPULACIONES

Puertas de EmbarqueDesde la implantación del procedimiento por el que son los Agentes Administrativos (o incluso, según indicaciones verbales, los AGSA, Agentes de Servicios Auiliares) de la Unidad de Atención al Pasajero los encargados de abrir las puertas de embarque, usando su tarjeta personal e intransferible, para dar acceso a los aviones y la Plataforma a las Tripulaciones de servicio, han surgido dudas sobre su adecuación con el Plan Nacional de Seguridad.

El procedimiento no prevé que los Agentes comprueben la identidad de los Tripulantes que piden acceder a la Plataforma ni si realmente están de servicio en el vuelo asignado a esa puerta. Esta forma de actuar ya ha provocado la apertura de un expediente sancionador a una compañera y lejos de rectificar, se están pidiendo informes a los trabajadores que simplemente intentan comprobar a quién están permitiendo acceder a una zona tan sensible y restringida como la Plataforma.

Por todo ello consideramos imprescindible y muy urgente la modificación de dicho procedimiento para adecuarlo al Plan Nacional de Seguridad y dotar a todo el personal que tenga que acceder a la Plataforma de su correspondiente tarjeta aeroportuaria y evitar futuras sanciones a los trabajadores por realizar su trabajo con un procedimiento impuesto por la Compañía Iberia que entra en clara confrontación con el PNS.